Estrategias de la campaña electoral

Entrevista a Carlos De Angelis*

Falta menos de un mes para que se celebren las elecciones de medio término que serán, como siempre son las legislativas, un examen para el oficialismo, una medida del clima social respecto del gobierno. Las PASO y las encuestas posteriores muestran que una porción grande de la población quiere renovarle al crédito al presidente Mauricio Macri, a pesar de la situación económica de los últimos dos años.

Para la oposición también son claves las contiendas parlamentarias. La historia reciente muestra que la fragmentación es un rasgo de los actores que quedan enfrente del Ejecutivo. Pasó en el gobierno anterior y ocurre ahora también. Por eso, para este campo de la política, las legislativas son un momento en el que los distintos fragmentos miden fuerza entre ellos para dirimir quién tiene más peso en la sociedad que no acompaña al Ejecutivo.

El sociólogo Carlos De Angelis, coordinador del Centro de Estudios de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, analizó para Replanteo los rasgos de la campaña electoral que está desplegando cada fuerza política, en este caso en la provincia de Buenos Aires.

“Hay un elemento que introducen las Primarias Abiertas. Es un fenómeno novedoso que le da más ventajas al oficialismo que a la oposición. Las PASO le brindan al gobierno un enorme caudal de información antes de las elecciones generales. Tiene un paneo de la votación”, destacó De Angelis. El analista sostuvo además que ese mapa de las preferencias es tan preciso que “permite dirigir de modo muy específico la campaña a los lugares en los que le fue mal a una fuerza política y el gobierno siempre es el que tiene más recursos para esto”.


“Las PASO le brindan al gobierno un enorme caudal de información para corregir la campaña”.


“En un principio-agregó el sociólogo-, uno podría pensar que el sistema servía para reorientar a los votantes, que podían ver quien salió primero y quien segundo. La realidad muestra que las Primarias también pueden reorientar el accionar de los partidos. Hay muchos datos y se puede corregir la estrategia. Eso es un gran cambio respecto de lo que eran las prácticas antes de que existiera el nuevo sistema. Ahora es posible identificar, con bases de datos distintas, qué ciudadanos te votaron y cuáles no, al menos aproximarse. Por ejemplo: en una mesa en la que te fue muy mal sabés que la mayoría del padrón no te votó. Eso se puede cruzar con redes sociales y hacer microtargeting, algo que en la cultura del PRO es bastante utilizado”.

De Angelis tiró una hipótesis de un futuro cambio de postura del gobierno respecto de las PASO, luego de haber comprobado las ventajas que brinda a quien está en la Rosada. “Pienso que la idea de sacarlas, que en algún momento planteó Cambiemos, va a modificarse. Son una fuente de información muy importante para llevar obras, recursos y publicidad en las zonas en las que no se obtuvieron buenos resultados”.

El sociólogo introdujo una posición crítica sobre este sistema que se aprobó por amplias mayorías parlamentarias en 2009. Remarcó que él mismo ha modificado su postura. “En un principio, las Primarias Abiertas aparecieron como elemento democratizador, algo que yo suscribí en su momento. Hoy, aunque suene extraño, creo que desde una mirada progresista habría que discutirlas porque quien está en el poder, sea Macri o Cristina, tiene muchas ventajas sobre el resto”.

El laberinto opositor

Al analizar el panorama de la oposición, De Angelis comenzó con los desafíos de Unidad Ciudadana, que con la ex presidenta Cristina Fernández a la cabeza ganó, por 20 mil votos, las elecciones del pasado 13 de agosto en territorio bonaerense. “El círculo de votantes de Cristina se cerró en sectores muy específicos. Su apuesta es ampliar. Para eso busca incorporar a su discurso cosas que antes dejaba de lado, como los casos de corrupción y la inflación. Quiere abrirse a debatir sobre cualquier cosa”. Según el analista, no es fácil determinar si ese cambio le servirá para conectar con sectores que no la acompañaron con su voto. “Al menos funciona para fortalecer a los propios, que vean que puede tomar cualquier tema y que no hay tabús”.

Por otra parte, el sociólogo remarcó un dato que también es característico de los últimos dos años, en los que la mayoría de los dirigentes opositores han dejado un espacio vacante que ocupa CFK. “Se ubicó como la principal alternativa. Para las primarias desplegó un estilo centrado en los electores. Ahora parece apelar a un discurso más político, que es en realidad lo que ella ha hecho toda su vida”.

De Angelis, aprovechó para ironizar un poco sobre las tendencias del marketing electoral, que ha hecho que todas las campañas se parezcan. “Los asesores de moda sostienen que los discursos políticos asustan a la gente porque la sociedad está despolitizada. Para mí es un tema para debatir”.

Respecto de Sergio Massa, sostuvo que “está en una situación muy compleja”.


“Los asesores de moda sostienen que los discursos políticos asustan a la gente porque la sociedad está despolitizada”.


“La alianza con Margarita Stolbizer está muy descompuesta”. Luego remarcó que, a esta altura, el objetivo del líder de 1País es “al menos sostener un 10 por ciento”. “Es el único camino que le queda. Está desplegando un discurso más opositor porque evidentemente evalúa que quizás pueda liderar un peronismo no cristinista, enfrentado a Macri. El discurso parece pensado para posicionarse después de la elección, al menos preservando dos dígitos”.

El destino de Florencio Randazzo, para el analista, tiene un horizonte sombrío. “Quedó como un actor marginal. Funcionó para restarle votos al kirchnerismo, pero no para posicionarse como un nuevo liderazgo. Jugó una carta demasiado fuerte, sin plan B, y no le salió demasiado bien. Tiene una situación muy complicada. Puede llegar a terminar por debajo del FIT. Inevitablemente quedará corrido a un segundo plano”.

Faltan menos de cuatro semanas para que la nueva radiografía del electorado rectifique o confirme todas las hipótesis.

* Sociólogo, Coordinador del Centro de Estudios de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.


 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *