El escenario que dejó el voto

Entrevista a Carlos De Angelis*

Las elecciones generales confirmaron la tendencia que habían arrojado las PASO del pasado 13 de agosto. El presidente, Mauricio Macri, ha logrado consolidar su proyecto político. Lo mismo sucedió, por ejemplo, en las primeras elecciones de medio término que enfrentó Néstor Kirchner en 2005, cuando se fortaleció luego de haber asumido dos años antes con 23 por ciento de los votos. El proceso de Cambiemos no es igual. No asumió en medio de una crisis terminal y, además, el resultado que logró en la primera vuelta de 2015 tenía cierto volumen. Sin embargo, haber afirmado y aumentado el caudal electoral de hace dos años, inexorablemente es un espaldarazo para el proyecto de Macri, que seguramente comenzará a mostrar más claramente el rumbo que imagina para la Argentina.

El sociólogo Carlos De Angelis, analista habitual de Replanteo, sostuvo que el macrismo “está llegando a su cenit”. Para el coordinador del Centro de Estudios de Opinión Pública de la facultad de Ciencias Sociales de la UBA, uno de los datos de la elección del domingo pasado fue que mostró “cierto cansancio del peronismo en todas sus versiones y sectores. Es una onda expansiva que parece llegar a los sectores populares. Que Cambiemos haya ganado en Salta, que diera pelea palmo a palmo en La Rioja, que haya triunfado en Chaco, son datos simbólicos muy contundentes”.


Uno de los datos de la
elección fue que mostró
cierto cansancio del peronismo
en todas sus versiones


El analista sostuvo que el oficialismo actual “hace planteos muy parecidos a los de los evangelistas y le da resultado, igual que a los religiosos”. “Se hacen promesas a futuro, de que se estará mejor más adelante, aunque la estés pasando mal ahora”. Más allá del buen efecto momentáneo que pueden tener esos discursos, según De Angelis, “no se pueden sostener en el largo plazo porque la cuestión material, la calidad de vida concreta, en algún momento te gana el centro de la escena”. “Por eso es que a partir de ahora también depende de cómo le vaya al proyecto del gobierno en lo económico. La lógica es que se instalen empresas extranjeras exportadoras. Eso demanda bajos salarios y flexibilización laboral, entre otras cosas”.

El sociólogo remarcó que uno de los elementos que complican este plan de gobierno de Cambiemos son las condiciones internacionales. “La globalización está debate, en crisis, en todo el mundo. Hay un resurgir de los proteccionismos”.


A partir de ahora
va a ser más importante
cómo le vaya al proyecto
del gobierno en lo
económico y social


Hay un elemento muy contundente que aparece en mediciones realizadas por De Angelis y que, según él, explica en parte el resultado electoral. “Cambiemos logró una victoria cultural en amplios sectores de la sociedad. Los convenció de que el modelo kirchnerista fracasó, de que era falso, imposible de sostener en el tiempo. Más allá de lo que cada uno pueda pensar sobre esto, es una creencia que instaló en muchos sectores sociales, particularmente en la clase media”.

El horizonte de CFK

La ex presidenta Cristina Fernández compitió en territorio bonaerense. Los nada despreciables 37 puntos que sacó, sin embargo, no le sirvieron para ganarle a Esteban Bullrich, candidato del gobierno.

“La elección de Cristina fue muy digna, pero en la lógica peronista la derrota no da derechos”, remarcó De Angelis. Luego señaló las que considera las fortalezas y debilidades de la ex presidenta. “Despierta la pasión que podía impulsar una figura como Evita. La pregunta es si con eso alcanza para construir una nueva mayoría. Es difícil imaginarla conduciendo a Sergio Massa, a Florencio Randazzo, a Juan Schiaretti. Los números fueron muy claros. Crstina, aliada con Randazzo, le hubiera ganado a Bullrich”.

Para el académico, el dilema de la oposición al gobierno es que “no puede generar un polo con chances sin Cristina, pero no está claro si ella está dispuesta a sentarse a negociar con el peronismo tradicional, pareciera que no. Los números fueron muy claros. Crstina, con Randazzo, le hubiera ganado a Bullrich”. Ella es muy capaz.-agregó el analista-. Pero el proyecto lo centra casi siempre en su propia figura. Si la lógica es que sólo puede haber soldados de CFK, se complica”.

En este punto, De Angelis remarcó la que considera la gran dificultad de la oposición, que coincide con la que tenía este espectro de la política en el ciclo anterior. “Me parece que en la construcción está su gran desafío y no se ve un camino muy claro. Es un proceso complejo y es el elemento central que, por ahora, augura un escenario muy positivo para Cambiemos en el 2019”.

El fin del mapa de tercios

Siempre hubo, en la política argentina, terceras fuerzas. Incluso en las épocas en las que el radicalismo y el peronismo hegemonizaban el 80%, o más, del electorado, había un espacio, reducido, para otras expresiones. Era el caso del Partido Intransigente o el Partido Socialista a nivel nacional. En los últimos años se había dado un proceso en el que aquel esquema de bipartidismo, que ingresó en una crisis grave luego de la explosión económica y social de diciembre de 2001, parecía ser reemplazado por un esquema de tercios. Es decir, ya no había terceras fuerzas sino tres vertientes con cierta simetría. Es lo que se plasmó en las elecciones de provincia de Buenos Aires, por ejemplo, en el 2009 y 2013. Los resultados del domingo, sin embargo, dejaron claro que, por ahora, esta tendencia retrocedió, especialmente si se miran los resultados logrados por Sergio Massa y Martín Lousteau.

“Se terminó la lógica de los tercios -dijo De Angelis-. Las terceras vías parecen haber entrado en vía muerta. No es algo exclusivo de una fuerza política. En los lugares en los que Unidad Ciudadana quedó ubicada en el rol de tercera fuerza pasó lo mismo. Siempre habrá espacio para expresiones por fuera de una polarización, pero no es lo mismo que un sistema político organizado en tercios”.

Una de las teorías que circuló en los medios respecto de ciertos resultados fue que los dirigentes peronistas que mostraron mucha cercanía al oficialismo nacional fueron muy castigados. De Angelis no compartió la lectura. “No me parece que los peronistas filo macristas hayan perdido por eso. Creo que imperó el deseo de votar algo distinto a lo de siempre para poder variar, por cansancio”.

La performance del FIT

El Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) obtuvo una elección de unos cinco puntos a nivel nacional y tendrá cuatro diputados en el Congreso, aunque hay distritos en los que su caudal electoral fue muy potente, como Jujuy, donde sacó más del 18 por ciento de los votos.

“A mi criterio les fue mejor porque renovaron dirigentes y pusieron varios jóvenes. Sus posiciones oscilan entre la defensa de los laburantes y cierta lectura “troska”, cuando hacen tabla raza y sostienen que el resto de las fuerzas “son lo mismo que el gobierno”. “El FIT podría ser el Podemos argentino. La voz de los indignados. El tema es que ese es un lugar ocupado por el kirchnerismo. La posibilidad de una alianza entre estos dos sectores es casi imposible porque la izquierda considera a Unidad Ciudadana una expresión burguesa”.

Las elecciones han terminado. Ahora se verá cuál es el plan del gobierno.

 

* Sociólogo, Coordinador del Centro de Estudios de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

 


 

Share

Una respuesta a “El escenario que dejó el voto”

  1. Soy filo radical vote a cambiemos pero no soy muy optimista . Y no por estar en desacuerdo con el gobierno , más bien lo contrario . Mi pesimismo obedece a ver el desaforado crecimiento del gasto público y una victoria electoral que está muy lejos de una victoria cultural . Se instaló a lo largo del tiempo en casi todos los estamentos de la administracion el concepto de que ” La plata la cagan las vacas ” podría contar muchos ejemplos que se reproducen en forma desmesurada . Muchos teoricos minimizan esta realidad y en general viven del sistema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *