Las expectativas de los votantes de Cambiemos

Entrevista a Carlos De Angelis*

Las últimas elecciones consolidaron el respaldo de un sector amplio de la sociedad al presidente Mauricio Macri. El 2017 significa para Cambiemos lo que el 2005 fue para el kirchnerismo: un año en el que se consolidó el proyecto político. La otra cara de la moneda es que este apoyo deja menos espacio para utilizar un recurso que aplican todos los gobiernos al principio, a veces con razón y otras no, el conocido discurso de la “herencia recibida” de la administración anterior.

El sociólogo Carlos De Angelis, coordinador del Observatorio de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, sostiene que este cambio ha comenzado a sentirse en la propia base electoral que respaldó al gobierno nacional.

“Me parece que hay una visión, en sectores importantes de los votantes de Macri, de que ya fue suficiente con el discurso de la “pesada herencia”, más allá de que uno crea que esto sea cierto. Es un recurso que está agotándose. Hay una demanda de que comiencen a verse logros. Ahora quieren resultados”.

Un elemento que siempre es central para la evolución de un plan gubernamental, especialmente en el terreno económico, son las expectativas sobre el futuro. Sin caer en el fundamentalismo que sostiene que casi todo depende de este factor, el peso de las expectativas es reconocido por economistas y analistas de un diverso espectro ideológico.


Para mucha gente,
ya está agotado el discurso
de la “pesada herencia”.


Respecto de la percepción que tienen los votantes de Cambiemos sobre los tiempos que vienen, De Angelis resaltó: “No hay una alegría desbordante. Sin embargo, tampoco hay alguien que proponga con claridad otra cosa, excepto los sectores opositores que sostienen que se viene la noche. Algunos neoliberales plantean con sorna que no se trata de gradualismo sino de inacción. Cuando el gobierno arrancó, las idas y vueltas, el tomar medidas y luego retractarse, fue tomado por estos sectores de la sociedad como una virtud. Hoy la sensación es que no saben bien qué hacer. Es la percepción que tienen, por ejemplo, sectores filo-macristas. Al oficialismo lo ven como que no lleva adelante las decisiones. Es una opinión temible en esta sociedad. Este es un país paternalista, espera un liderazgo fuerte”.

Sobre este rasgo de la cultura nacional, el sociólogo destacó: “No querían a CFK por las cadenas nacionales y porque nos gritaba, pero este (Macri) “no nos dice nada”. Esto se notó mucho con la crisis por el submarino ARA San Juan. La estrategia que aplicó el oficialismo, dejar pasar la tormenta para hacer cambios, dio la sensación de que no se accionaba frente una crisis. La gente espera un liderazgo potente, que tome decisiones. No perciben esto. Entonces comienza a haber dudas con Macri en sus propios votantes”.

“Volviendo al tema del San Juan-agregó el analista-, se notó mucho que (Oscar) Aguad no entendía del tema. Esto impactó en una de las bases de legitimación del gobierno, ya que se supone que el argumento central para que gobierne una “ceocracia” es que saben del área que les tocó manejar”.

De Angelis puso el acento del clima de opinión pública en un elemento clásico, las expectativas sobre la evolución de la economía. “Un problema que empieza a tener el gobierno es que la inflación no baja. Todo el sacrificio, el ajuste, que amplios sectores de clase media aceptaron, tiene en el trasfondo la idea de que con eso se detiene la inflación. Esto no está ocurriendo. Sube la luz, el gas, el colectivo. Aumenta prepaga, el colegio. La inflación no baja. Se prometió un dígito o, al menos, estar cerca del 12% y este año va a ser el doble”.

“Al mismo tiempo-remarcó-, circula información, por ejemplo, de que Horacio Rodríguez Larreta gastó 20 millones de pesos en el parque navideño. Es decir, no son austeros. Empiezan a aparecer estos descuidos. Por eso Macri pide un ajuste en los ministerios. Para la base electoral oficialista, el pedido de que todos tienen que ceder y sacrificarse está bien. ¿Y los funcionarios?”

Sobre el nivel de endeudamiento, tema que circula en el debate público, el sociólogo señaló: “La gente sabe que se toma mucha deuda. Hay una marca en inconsciente colectivo de que, cada tanto, en la Argentina, hay una crisis grave. Es importante tener cuidado con esa creencia y tomarla en cuenta”.


Hay una marca
en el inconsciente colectivo
de que, cada tanto, en la
Argentina hay una
crisis grave.


El académico sostiene que el escenario que se abrió tras el triunfo electoral comenzó a producir percepciones distintas respecto de las principales figuras políticas del oficialismo. No es algo que debería llamar la atención. Durante los 12 años del ciclo anterior abundaron las diferenciaciones de estilo, como mínimo, entre Cristina Kirchner y Daniel Scioli. La actual coalición gobernante estuvo librada de estas percepciones en la sociedad porque durante sus primeros dos años de mandato su principal desafío fue consolidarse.

De Angelis remarca que la sensación de inacción, “no golpea tanto a (María Eugenia) Vidal, que rajó a la cúpula de la bonaerense ante el primer problema. Los propios votantes del gobierno comienzan a diferenciar a Vidal de Macri”.

Son algunas de las facetas que tiene el clima de opinión pública que se está generando en los propios votantes de Cambiemos, luego del triunfo electoral de octubre.

 

* Sociólogo, Coordinador del Centro de Estudios de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.


 

Share

5 respuesta a “Las expectativas de los votantes de Cambiemos”

  1. 500 mil millones de pesos de déficit del estado 30 % de pobreza estructural, el banco central y las provincias fundidas, y un país con una infraestructura desvastada, sin energía, caminos ni ferrocarriles, entre otras cosas, no es herencia recibida????. Eso va a tardar muchos años en revertirse. No solo dos años

    1. Terrible panorama el que dejó el gobierno K. Suerldos demasiado altos y tarifas demasiado bajas (lo dice el FMI) Jubilaciones dntre las más altas del mundo (lo dijoe le ministro del ramo) . Consumo exagerado (lo dice Todesca) Y sobre todo una deuda externa casi inexistente lo que compfometía seriamente la rentabilidad de los potenciales acreedores. En ersumen , el peor mal de cualquieir economía. Los pobres tenían demasaiada plata. Es cierto que va allevar tiempo desmontar ese infierno… Sobre todo si en dos años empeorás TODOS los inidicadores macroeconómicos al mismo tiempo…salvo las utilidades de bancos , sojeras y mineras….TOMATELAS TROLL

  2. Cualquier argentino honesto y con dos dedos de frente que viva en una capital de provincia se da cuenta que desde hace más de 30 años los ministerios , los tres poderes , la educacion la salud la política viene despilfarrando a troche y moche . Todos los planes para estabilizar la economía vienen fracasando esencialmente por las mismas causas , el de Sorruille por ejemplo , si no se modifican estás causas seguiremos igual de crisis en crisis . Digo esto con la conciencia absoluta que al principio seria yo una de las primeras victimas de los cambios . Hay un robo institucionalizado en un país de ventajeros; esta gente hace lo que puede y tambien se equivocan con algunos gastos innecesarios

  3. Nos vivimos mintiendo con salarios comparativamente altos comparados con América latina medidos en dolares , pero todo nos cuesta carisimo y consumimos fuera de nuestras fronteras , todo cuesta más de el doble y los pobres son los más perjudicados . Supuestamente es un sistema que viene haciendo cosas en su beneficio . Como filo -radical que me considero , porque salvo algunos radicales, como Negri por ejemplo , despiertan mi adhesion veo al partido sin rumbo ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *