Perspectivas políticas para el 2018

Opina Carlos De Angelis*

Los últimos dos meses del año pasado, los que transcurrieron entre el 22 de octubre al 19 de diciembre, fueron de enormes contrastes. Estas dos fechas sirven para ilustrarlos. El 22 de octubre el presidente Mauricio Macri logró un respaldo en las urnas incluso mayor al que había obtenido en la primera vuelta de 2015. Este aval de un sector amplio de la sociedad consolidó su proyecto político. Confirmó el crédito social a la actual gestión para que pueda lograr resultados, en especial en el área económica. La siguiente fecha, el 19 de diciembre, fue el otro punto del contraste. Ese día se aprobó la reforma previsional, una medida que le trajo altos costos al gobierno, incluyendo su propia base electoral. Son dos extremos que muestran el movimiento pendular que tuvo el fin del año pasado y que hace muy difícil cerrar un balance nítido.

Lo mismo ocurre cuando se analizan las perspectivas políticas para el 2018, una tarea que en este caso estuvo a cargo del sociólogo Carlos De Angelis, consultor habitual de Replanteo y coordinador del Observatorio de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

“El poder ejecutivo está entrando en zona de turbulencias. Comenzaron a partir de la reforma previsional y de la represión a la manifestación que se congregó frente al Congreso el día en que se debatió esa ley. El oficialismo consiguió sacar la norma, pero pagando un costo muy alto. A esto se le juntó la devaluación y la conferencia de prensa del equipo económico, en la que se descalificó a Federico Sturzenegger”.

El sociólogo puso el acento en las expectativas que la sociedad, en especial los votantes del Cambiemos, tenían y tienen respecto de la actual gestión. “La gente sabe que es un gobierno de empresarios y cree que en algún momento tendrán un éxito económico, que los empresarios deben saber manejar los números. Es una lógica de clase. El punto es hay decisiones que comienzan a afectar al oficialismo. La reforma previsional fue dura para la opinión pública porque afecta a los viejos, a los abuelos. El gran punto para es de qué manera asumirá la sociedad el ajuste económico. El gobierno no está mostrando resultados y eso le va quitando argumentos a los propios para defenderlo”.

De Angelis tuvo una visión escéptica de la situación económica y, por lo tanto, describió un panorama político para los próximos meses marcado por la incertidumbre. “Las medidas ahogaron el consumo y no hay inversiones. Es un problema grave. En lo económico las noticias son malas y lo que esperaba la sociedad es que esto iba a mejorar. Hay una sensación de que no hay quién conduzca el barco”.

En este punto, lanzó un interrogante sobre qué tan efectiva fue la decisión del presidente Macri, que al inicio de su mandato optó por fragmentar el Ministerio de Economía en varias carteras. “La falta de un ministro de economía fuerte puede comenzar a ser un problema político. Se está instalando la sensación de que todo pende de un hilo y de que gobierno avanzar va por la colectora. Me parece que el mega DNU es de nuevo un intento de ensayo y error para ver hasta dónde se puede gobernar así”.


“La falta de un ministro de economía fuerte puede comenzar a ser un problema político”


Volviendo a los temas netamente políticos, el analista sostuvo que, “como sucede en todos los gobiernos, comienzan a notarse ciertas fricciones entre las principales figuras. La imagen positiva de María Eugenia Vidal está más consolidada que la de Macri. Hay que ver cómo evoluciona esa relación. Hay muchos antecedentes que transforman casi en un clásico la tensión entre el gobernador bonaerense y el presidente. Ocurrió entre Carlos Menem y Eduardo Duhalde, entre Felipe Solá y Néstor Kirhcner; entre Cristina y Daniel Scioli. En el caso del actual oficialismo hay que sumar una figura que siempre es un enigma a la hora de reaccionar, Elisa Carrió”.

Panorama opositor

Respecto de la oposición, De Angelis trazó un panorama aún más complejo que el del oficialismo. “El kirchnerismo entró en una depresión profunda. Algunos rasgos del discurso crítico del gobierno anterior entraron con fuerza en amplios sectores de la sociedad. El resto de la oposición está con el síndrome de ser opositor pero no saber bien qué hacer y proponer. Hay un tema de tiempos. La sociedad no quiere que el gobierno no termine su mandato y está bien que así sea. Entonces, una oposición muy fuerte puede ser atacada por el oficialismo acusándola de destituyente, como se hizo en el ciclo anterior”.

El sociólogo destacó que los sectores sociales que no simpatizan con el gobierno están muy dispersos. “Por ejemplo, cuando se hacían los cacerolazos contra Cristina, nadie capitalizaba todo eso. Parecía que todo el poder lo tenía ella y que esa expresión social se diluía. Hoy pasa algo similar.

Sobre el peronismo en su conjunto, el analista trazó el siguiente mapa: “Hay entre un 20 y un 25% del electorado que es kirchnerismo duro. El modo de sumar ese sector sería acordar con CFK. El tema es que los peronistas no encuentran quién se pueda sentar a hablar de igual a igual con la ex presidenta sobre el futuro de la oposición”.


“La sociedad espera una oposición fuerte cuando siente que el gobierno tiene demasiado poder y esa sensación recién ahora se empieza a percibir”


“Como señalamos antes-agregó el sociólogo-, la construcción opositora siempre depende mucho de la demanda social de una oposición fuerte, que hoy todavía es relativa. Me parece que, sacando ese 25/30 por ciento de la población que es nítidamente contraria a Macri, el resto recién ahora empieza a pensar que hace falta un contrapeso más potente. La sociedad espera una oposición fuerte cuando siente que el gobierno tiene demasiado poder y esa sensación recién ahora se empieza a percibir. Además hay fenómenos como el de Carrió, que tiene particularidades. Una buena parte de sus votantes la acompañaron para controlar al gobierno. Es decir que junta rasgos oficialistas y opositores”.

Para cerrar, De Angelis volvió a poner el acento en el clima de incertidumbre: “El 2018 es una incógnita. El peronismo tendría que buscar un nuevo liderazgo para y, al mismo tiempo, esa figura no puede ganar sin acordar con Cristina. Es complejo”.

 

* Sociólogo, Coordinador del Centro de Estudios de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.


 

Share

3 opiniones en “Perspectivas políticas para el 2018”

  1. No puedo creer que Macri haya ganado limpiamente las elecciones(me cuesta creerlo) en cuanto a los peronistas una gran cantidad, se vendieron al poder de Macri. Nadie puede negar que los Kirchner despues del 2001 levantaron un pais quebrado. Cristina es la única que puede dirigir el peronismo para un gobierno popular en el que se incluya a todos y no solo a un sector rico beneficiado por Macri.

  2. No creo que el Kirscherismo actualmente esté en una depresion profunda, al contrario, creo que están con todas las municiones puestas, pero no para derrocar al gobierno, sino, para volver al poder, y para recuperar todo lo que este gobierno ha destruido en materia social, y con respecto a Carrió no considero que esté para controlar nada, es una diputada electa por el pueblo, pero que ha mutado de ser socialdemócrata a liberal-conservadora. Yo como radical, no la reconozco, mi me merece mi respeto la Sra., creo que es una sinverguenza que muta de partido en partido en dónde pueda ganar poder.!

  3. Estamos transitando por uno de los momentos más críticos, economico-social mente hablando. Me refiero a que hay un estado de incredulidad y de negatividad tremendos de
    bido a q éste gobierno no pudo o no supo encontrar la vuelta a los em numerales problemas sociales y económicos que hay en varios sectores de nuestra sociedad. Y..cada vez el barco se va hundiendo de a poco…sálvese quien pueda!! Que Dios nos proteja y haga un milagro para tanta gente que está pasando MUY MAL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *