Cambios y sorpresas en el humor social

Opina a Carlos De Angelis*

Como en todos los gobiernos del mundo occidental, el ejecutivo que preside Mauricio Macri vive pendiente de la evolución del humor social. La evaluación de la gestión y la imagen del jefe de Estado son temas de análisis cotidiano. Personas que trabajan en el equipo de comunicación del oficialismo aseguran que hay semanas en las que se hacen encuestas todos los días, con distintos tipos de cuestionario.

Por eso es que resulta fundamental realizar un análisis del clima de opinión pública. Es lo que hace para Replanteo habitualmente el sociólogo Carlos De Angelis, director del Observatorio de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

En las últimas semanas se produjo un hecho comunicacional con algunos rasgos que son propios de esta época. Son los cánticos contra el presidente Macri en algunas canchas de fútbol, que luego son viralizados en las redes sociales, lo que en realidad produce un efecto más importante que fenómeno inicial.

“Los cantitos en las canchas son un síntoma de descontento-remarcó De Angelis-. Pero creo que lo más novedoso tiene que ver con las redes. Todos los que empiezan con el cantito están pensando en salir en la tele. Hay una mezcla de expresión de reclamo con la búsqueda de los cinco minutos de fama de salir en alguna pantalla. Está un poco hecho para subirlo a internet. En cualquier evento hay alguno que empieza a cantar y todos terminan cantando. Esto, sin embargo, no tiene que servir para negar que hay cierto desánimo y descontento con la gestión del gobierno nacional”.

Según el analista, el oficialismo tiene conciencia de este mal humor, que comenzó con el debate por la reforma previsional en el Congreso, en diciembre del año pasado. A pesar de esto, sostuvo De Angelis, todavía es fuerte el respaldo a Cambiemos.

“El gobierno cree que ese descontento no es suficiente para que la sociedad busque un cambio de rumbo político brusco. Es decir, para que voten a un peronista o cualquier expresión que pueda considerarse una antítesis de la gestión actual. El oficialismo parte de la base de que las cosas seguirán su curso natural. Todavía conserva entre un 35 y 40 por ciento de aprobación y la oposición está muy dividida. En la Rosada suponen que con esa ecuación pueden ganar en la primera vuelta del 2019”.

Al ser consultado sobre el ánimo del sector de la sociedad que apoya al presidente, De Angelis remarcó: “El 40% que votaría a Cambiemos también está desanimado. Empiezan a preguntarse si se están haciendo bien las cosas. Se está agotando el tema del esfuerzo presente para tener un futuro mejor. El gobierno tienen el riesgo de ir perdiendo popularidad por goteo”.


“Las decisiones que se toman tienen en su mayoría la lógica de un gobierno conservador. Hay una coherencia ideológica”


El sociólogo señaló, por otra parte, que hay ciertos cuestionamientos que lejos de complicar al oficialismo lo ayudan, porque le permiten quitarse de encima los estereotipos contra los que tiene que luchar. “Algunas de las críticas más fuertes vienen de neoliberales extremistas. Los que corren por derecha a Cambiemos. Eso ayuda mucho al gobierno. La gente sabe lo que piden los economistas (José Luis) Espert y (Roberto) Cachanosky. La receta ultra ortodoxa la sabe todo el mundo. Quieren echar cientos de miles de empelados públicos de un saque”. “El gobierno, en cambio -agregó De Angelis-, después de las protestas de diciembre del año pasado, asumió que esto es mejor llevarlo en piloto automático. Las decisiones que se toman tienen en su mayoría la lógica de gobierno conservador. Hay una coherencia ideológica. Pero está claro que no habrá anuncios altisonantes. Además, después del mundial, ya está a las puertas marzo de 2019 y empieza el año electoral”.

Acerca del impacto comunicacional de haber impulsado el debate sobre la legalización de la interrupción del embarazo, el analista, más allá de la importancia del tema, sostuvo que “llena los programas de televisión. Es un síntoma de la lógica de construcción mediática. No era algo que el oficialismo hubiera tenido en agenda antes, ni que fuera una de sus banderas”.


“No hay un discurso alternativo muy claro en los que están enfrente del gobierno. Eso le sirve mucho al oficialismo”


Antes de pasar a un paneo sobre el estado de la oposición, el sociólogo advirtió sobre lo inesperado, lo sorpresivo que muchas veces determina el curso de los procesos políticos. “Siempre está la posibilidad del acontecimiento-dijo-. Es algo que puede generar cierta conmoción y cambiar lo que parecía el rumbo aparentemente natural de las cosas. Ocurre muchas veces en la historia. A veces es la gota que rebalsa el vaso y otras un elemento de mucho impacto. El punto es que nunca se puede predecir cuándo ocurrirá algo de ese tipo”.

La oposición en su laberinto

El análisis de la política argentina de esta época va a tener que incorporar casi como sinónimos las palabras oposición y fragmentación. Es un fenómeno que ocurrió durante el ciclo kirchnerista y se repite ahora, cuando ese lugar le toca mayormente al peronismo. “No hay un discurso alternativo muy claro en los que están enfrente del gobierno. Eso le sirve al oficialismo. Lo que siente una parte muy amplia de la sociedad es que ninguno de los confrontan con Macri estaría en condiciones de hacerse cargo de la situación del país. Además, el mismo sector, percibe que en el krichnerista, que es el núcleo político y social más refractario al presidente, hay más nostalgia que futuro”.

El analista advirtió que esta debilidad de las expresiones opuestas al oficialismo, sumado al desgaste por goteo del gobierno, puede generar un escenario riesgoso. “Hay un panorama latente de que se repita la consigna de que “se vayan todos”, como en 2001. Por momentos parece más posible que ocurra algo así a que la sociedad encuentre una alternativa entre las ofertas que existen”.

 

 

* Sociólogo, Coordinador del Centro de Estudios de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.


 

Share

2 opiniones en “Cambios y sorpresas en el humor social”

  1. Veo al pueblo en estado aletargado y sin reacción, no me refiero q algo violento, sino a manifestar su descontento de manera que se note el descontento y manifieste con acciones, como por ejemplo el no pago de las tarifas abusivas y el aumento desmedido en los precios de alimentos y medicamentos, tal vez en algún momento recuperemos la memoria o leamos la historia, triste y repetida de esta Argentina que me duele, y votemos pensando en el futuro de todos.

  2. Que las recomendaciones de Espert y otros por el estilo sean impracticables no significa que no contengan una muy importante dosis de realismo . Las reformas estructurales son imprescindibles y la única forma de salir de las crisis cíclicas caracteristicas de nuestra economía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *