Economía, un panorama cada vez más complicado

 Opina Francisco Cantamutto

Más allá del escándalo de los cuadernos del chofer Oscar Centeno y del resultado que tuvo en el Senado el debate sobre la despenalización del aborto, la situación económica ocupa el lugar central de las preocupaciones cotidianas de la mayoría de la población. La sensación de inestabilidad que producen los saltos permanentes del dólar, el aumento de la inflación y los constantes reajustes tarifarios, generan un clima de enorme incertidumbre.

El economista Francisco Cantamutto, investigador de Conicet, analizó para Replanteo el presente económico y brindó un diagnóstico preocupante sobre los meses que vienen. El académico comenzó evaluando un dato que circula muy poco en los medios de comunicación, el cronograma de vencimientos de deuda externa que tiene que enfrentar el país, producto de las colocaciones de los dos años anteriores.

“Las cuentas no están dando bien. Los vencimientos del año que viene son muy grandes. En el último mes los diarios alemanes sostuvieron que Argentina puede volver al default. Es un riesgo real. Hay que ver cómo calcula el gobierno estas cuentas. El crecimiento de la deuda respecto del PBI está superando los niveles del 2001. En ese momento equivalía al 61% y ahora se está acercando al 73, al sumar la deuda pública y la privada”.

El economista explicó que el último indicador saltó por la devaluación. “El PBI argentino pasó de 510 mil millones de dólares a 440 mil millones por la caída del peso. Sobre esta base es que la deuda versus PBI creció mucho. No sería un problema tan grave si no fuera porque el gobierno de Mauricio Macri tomó la mayor parte de la deuda en dólares y nosotros recaudamos pesos. El horizonte es muy complejo”.

Para que se entiendan todas las cuentas, Cantamutto incorporó los otros datos que producen ingresos de divisas y graficó hasta qué punto la idea de “no gastar más de lo que ingresa”, tan usada por la derecha para justificar el ajuste fiscal, no se aplica a la hora de la fuga de capitales.

“Las exportaciones crecieron un poco en los últimos dos años pero las importaciones crecieron más. El déficit comercial sigue constante. A la hora de evaluar el total del comercio exterior te da negativo. Desde fines de 2015 hasta ahora, el saldo en rojo acumulado supera los 11 mil millones de dólares. A la Argentina no alcanzan sus exportaciones para cubrir sus importaciones”.

El otro elemento por el que pueden ingresar dólares en una economía como la argentina son las mentadas inversiones. En este caso, según el investigador del Conicet, las cuentas también dan complicado. El nivel de Inversión Extranjera Directa (IED) es muy bajo. Es similar al que recibió el gobierno anterior en su último año, que fue uno de los perores. A esto hay que agregarle el giro de utilidades que las empresas extranjeras hacen a sus casas matrices. Al hacer la cuenta queda claro que las multinacionales se llevan más de lo que traen.

“El promedio de inversiones reales que ingresaron desde finales de 2015 hasta los últimos datos disponibles es de 5500 millones de dólares. Son los números del Banco Central. A eso hay que descontarle la remisión de utilidades al exterior, que fue de 6000 millones. Es decir que en este frente el saldo también te da negativo en dólares”.


“Desde finales de 2015 hasta ahora la Inversión extranjera fue baja, 5500 millones de dólares. Pero al descontar la remisión de utilidades al exterior, que fue de 6000 millones, te da negativo. Se llevan más de lo que traen”.


Sin embargo, el elemento más grave de toda la situación no es el déficit comercial ni la diferencia entre inversión y giro de utilidades. La sangría más grave se produce por otro factor.

“Es necesario sumar la fuga de capitales-remarcó Cantamutto-. Desde que asumió Macri acumula una pérdida de 51 mil millones de dólares. Todo esta realidad se mantuvo tapando los huecos con emisión de deuda externa”. “La guerra comercial entre Estados Unidos y China escaló y eso impulsó la corrida en todos los países emergentes-agregó el economista-. Pero en la Argentina fue peor. El aumento promedio del riesgo país en los emergentes fue de 50 puntos y en la Argentina llegó a 300. Hay demasiados problemas a la vez y no se ve una salida clara. Se expresa también en el deterioro de los niveles de actividad. La industria está usando el 61% de la capacidad instalada”.

El presupuesto

En medio de este panorama el gobierno tiene que debatir el presupuesto para el año que viene, en el que se propone un fortísimo ajuste en distintos rubros, muchos de los cuales afectarán a los gobernadores en un año electoral.

“No sé si podrá aprobarse el presupuesto que pretende el oficialismo-dijo Cantamutto-. Necesitan que salga para cumplir con el FMI porque sino el Fondo puede cortar al financiamiento por no cumplir con sus condiciones. El ejecutivo tiene que convencer a los gobernadores de que hagan un ajuste brutal en un año electoral”. “Además, en muchas cosas, el gobierno está a la derecha del Fondo. Esto le permite a otras fuerzas, como el Frente Renovador, hacer propuestas que quizás el organismo financiero internacional podría aceptar, como la de regular a los capitales golondrinas que sólo vienen a especular con las Lebacs. El Fondo también le había propuesto a Macri mantener las retenciones al agro y no bajar tanto el impuesto a los bienes personales. Pero el gobierno no hizo caso. Así que no está claro lo que va a pasar”.

La inflación

Una de las marcas que el actual oficialismo no podrá borrarse es que durante la campaña electoral que lo llevó al poder planteó el tema de la inflación como algo “sencillo de resolver”. La realidad, luego de casi tres años de gestión, es que el mejor resultado fue el de 2017, en el que la suba de precios se ubicó en los mismos niveles que tenía durante el gobierno anterior.

“Todas las estimaciones privadas y los sondeos del Indec muestran que en junio y julio las tasas de inflación fueron más altas de lo previsto, al anualizar los resultados te alrededor del 30 por ciento. Esto está lejísimos de la pauta oficial. El aumento del petróleo, al estar liberados los precios, también empuja la inflación porque todo el mundo usa combustible”.


“La persistencia de la inflación derriba la teoría neoliberal que culpa de este fenómeno al costo laboral. Todas las negociaciones salariales están por debajo de los aumentos de precios y la inflación sigue”.


“La tasa de referencia del Banco Central está en 40%-agregó Cantamutto-Eso está frenando el crédito. Todo se encarece y se retrae la actividad. Entonces, como los empresarios no pueden producir más por falta de crédito, están obligados a sostener la rentabilidad por precio y no por volumen. Las tarifas están dolarizadas y cada vez que sube el dólar suben las tarifas también”.

El economista remarcó que estos elementos tiran por la borda el caballito de batalla del neoliberalismo que culpar de todos los males al costo laboral. “Esa teoría queda debilitada. Las negociaciones salariales están por debajo de la inflación y sin embargo los precios suben. El conjunto de los trabajadores formales perdió cerca de un 8 por ciento de poder adquisitivo desde el inicio de la era Macri. Y en el sector público el número asciende a 12 puntos. Hace dos años que las paritarias no cubren la inflación, que es más alta para las personas con menores ingresos porque los alimentos se incrementan más que otras cosas. De una suba promedio del 100% desde el inicio de la actual gestión, en el decil de mayores ingresos el aumento fue de 85 puntos y en el de menores ingresos fue de 112”.

Un panorama por demás complejo.

 


 

Share

2 respuesta a “Economía, un panorama cada vez más complicado”

  1. Interesante claro Sintético y positivo.Agregaria que, debemos de dejar de votar por el “mal menor”pq degradamos siempre la calidad y compromiso de quienes ingresan al Poder Ejecutivo y Legislativo

  2. Daria la impresión que los “mercados” se cansaron de Argentina y quitan fianciamiento, muy grave, y tiene que servir de escarmiento, no se puede vivir eternamente con deficit fiscal, es la madre de todos nuestros problemas……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *