La sarcástica carta de un viejo radicheta

Por Claudio Trub

Quienes nos formamos en “que se rompa pero que no se doble” o “que se pierdan mil gobiernos pero nunca los principios” vivimos el acuerdo de Gualeguaychú (donde la UCR selló su alianza con el PRO para las elecciones de 2015) un poco como pactar con el Diablo. No es que diga que esté siempre mal pactar con el Diablo. Eso es relativo. Por ejemplo, si uno pactando procura evitar un mal mayor, capaz que lo hace y se banca las consecuencias.

Esto me recuerda a cuando era chico y me decían si te portás mal va a venir el Cuco. Bueno, en este caso el Cuco era el Kirchnerismo o La Cámpora o uno que metía miedo de verdad: Hannibal. Así que pactamos con el Diablo para evitar que venga el Cuco o, mejor dicho, para que se vaya. Habría que ver, los mejores balances se hacen con la distancia de los años.

No todos veían en el acuerdo con el PRO un instrumento para evitar al Cuco.  Algunos vislumbraban una oportunidad: vamos a meter más diputados, más senadores, más concejales, más gobernadores, un vicepresidente (ah no, eso no, eso le tocó a Gaby, que si te quedás embarazada porque te violan te manda al psicólogo o te dice bancátela). Y claro, todo eso es poder territorial, recursos y hasta un conchavo para tanto correligionario necesitado.

Lo que no hubiese estado de más hubiese sido preguntar: dígame maestro, con tanto poder, ¿qué vamos a hacer? En realidad no era la mejor pregunta porque esa nos la respondían fácil. Terminar con la pobreza y a nosotros que somos “la causa de los desposeídos” nos encantaba la idea de pobreza cero. La pregunta adecuada hubiese sido: cuénteme Don Macri, ¿cómo lo vamos a hacer? Si nos decían bajando las retenciones a las exportaciones, incluidas las mineras, capaz que sospechábamos algo. Pero tan entusiasmados estábamos con echar al Cuco y terminar con la pobreza que se nos pasó.

Los radicales no somos muy de pensar que el fin justifica los medios, pero ponele. Pero muchachos, si la vamos a hacer, hagámosla bien: al menos la próxima vez preguntemos, negociemos plataformas. ¿Te acordás que en una época escribíamos plataformas? Yo tengo la del ’83 firmada por Raúl Alfonsín, instrumentemos mecanismos de consulta.


“A esta altura no podemos seguir esquivando el tema y tenemos que decirlo: en el paquete también venía Lilita. Ya nos había avisado Raúl que ella no nos quería. Pero es como el tema de los hijos de tu nueva esposa”.


Hay un caso que se entiende mejor. El gobierno de Cristina Kirchner condenó al único gobierno radical crítico, el de Corrientes, a tener menos obras y menos fondos para tratar de “encausarlo”. A la expresidenta le dio tanta rabia que el correntino indómito no se sojuzgara que en ocho años fue una sola vez a la provincia y no fue a visitar al gobernador. Y si gobernar una provincia por lo general es difícil, hacerlo con el gobierno nacional boicoteando es aún más jodido. Los correntinos pueden alegar defensa propia y sería difícil recriminarles algo.

A esta altura no podemos seguir esquivando el tema y tenemos que decirlo: en el paquete también venía Lilita. Ya nos había avisado Raúl que ella no nos quería. Pero es como el tema de los hijos de tu nueva esposa. Vos te querés casar con ella, porque es linda o millonaria o por lo que sea, y sus hijos no te quieren pero vienen en el combo. ¿Qué podés hacer? Te la tenés que bancar.

Lilita sacó 2% en las PASO, poquito, poquito, pero a Cambiemos no le sobraba nada. Y nosotros tampoco estábamos para fanfarronear con el 3% de Ernesto.

Tampoco es para que nos hagamos los sorprendidos, como si hoy descubriéramos que nos bardea diciendo que nos maneja desde afuera. Te dije que ya nos lo había dejado dicho el Padre de la Democracia: “La doctora Carrió es enemiga de la UCR”.

De todos modos, ella nos gasta, se ríe de nosotros, y sale el presidente del partido a cruzarla como corresponde, con tan mala leche que va Lilita y le recuerda que el tipo en otra vida era pro Cuco y quedamos pagando. Ni esa nos sale.

Y entonces, ¿qué hacemos? Y bueno, mi primer impulso fue decir yo me voy a la mierda, me desafilio y chau, pero después me encapriché y dije me quedo. Yo me quedo y si quieren que se vayan ellos porque yo no cambié. Sigo pensando como antes. Defiendo las mismas ideas. Tengo los mismos valores. Me identifico con las mismas figuras históricas. ¿Y si eso ya no existe? Un correligionario me dice: no te olvides que en los últimos años hicimos presidente a De La Rúa y ahora los radicales que aman a Macri son amplia mayoría. Y bueno, habrá que seguir dando el debate. En el radicalismo citar a Alfonsín siempre garpa: “No sigan hombres, sigan ideas”. Bueno, nosotros seguimos las mismas ideas y si ellos prefieren seguir hombres u otras ideas allá ellos.

Igual no importa, así como venimos el idilio mucho no puede a durar. Lo máximo que pudimos sacarle en cuestión de políticas de Estado fue el pago de la factura de gas en cuotas. Más que eso no pudimos, no quisimos o no supimos. La cuestión es que no nos dan bola.


“Lo máximo que pudimos sacarle en cuestión de políticas de Estado fue el pago de la factura de gas en cuotas”.


Pero si seguimos predicando capaz que cada día más correligionarios entienden que esto no es lo nuestro y que tenemos que empezar a pensar en algo nuevo, basado en las ideas de siempre. Está bien, te la tomo, me dice otro amigo, seguimos predicando y esperando. Pero te pido una sola cosa: si el día de mañana pegamos el portazo y nos vamos que no vuelvan a ser las novias de Gualeguaychú las que nos digan que ahora tenemos que volver a ser progresistas y que nadie mejor que ellos para liderar el progresismo radical. No señor, en ese caso, Renovación y Cambio o ahí sí que yo me voy a la mierda.

 


 

Share

25 opiniones en “La sarcástica carta de un viejo radicheta”

  1. coincido totalmente con Claudio como viejo radical hay que volver a las fuentes además lo de gualeguaychu no fue unanime adelante con las ideas no con los cargos.adelante radicales

  2. La loca no sólo era el cuco era mucho más era el totalitarismo ,era el fin de la democraciaque tantas vidas nos costó. Yo también soy un simple milifñtante de la UCR afiliado por supuesto y acompañólo que aquí se propone ,debemos recalcular y proponer ,pero no caer en los Moreu ni por equivocación no nos olvidemos de las cadenas ,de. Scioli. De los Milani de las Hebes ni de las carlotos

    1. El radicalismo ya mo existe
      Ha fracasado es cono el peronismo viejo. Ahora se estan u iendo con lo peor con duhalde el que volteo a alfonsin… ya nadie les cree y persisten tozudamente en el error

    2. Vos lo que menos sos es radical. Por qué no te afilias al Pro? Porque para escribir lo que escribiste y apoyar a lo PEOR DE ARGENTINA….. vos DAS ASCO!!

  3. EL PACTO (COMO TANTOS PACTOS Y ACUERDOS EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD) DEBERÍA HABER SIDO PARA CUMPLIR UN OBJETIVO ESPECÍFICO Y DELIMITADO: DERROTAR A UN ENEMIGO COMÚN.
    EL PACTO NO DEBIÓ HABER SIDO ENTRE PARTIDOS O DIRIGENTES, SINO ENTRE LOS GRUPOS DE LA SOCIEDAD A TRAVÉS DE SUS REFERENTES.
    JAMÁS PODRÍAMOS ASIMILAR UN IDEALISTA (DE RADICALES CONVICCIONES), A UN AFILIADO CON ASPIRACIONES DE PERTENECER A LA BUROCRACIA POLÍTICA-ESTATAL. EXISTE UN MAQUIAVELO DE DISTANCIA. Y AÚN ASÍ LES CONFIAMOS NUESTRO DESTINO.
    JAMÁS UN ENAMORADO (COMO PRESUMO QUE DEBE SER UN HONESTO RADICAL) ESTARÍA DISPUESTO A ENTREGAR A SU AMADA AL PROXENETA QUE INEVITABLEMENTE LA ARRASTRARÍA A LA PROSTITUCIÓN Y LA DESHONRA.
    HOY, YA, HEMOS DESHONRADO NUESTRA HISTORIA, LA VIDA Y LA LUCHA DE NUESTROS FUNDADORES Y LA NUESTRA PROPIA…

  4. Me encantó… por la frescura, por lo espontáneo, pero sobretodo por la honestidad intelectual! no es agresiva para nadie, pero tremendamente frontal, y dice lo que muchísimos palpitamos y pensamos lo mismo… ¡Qué falta nos hacía leer algo así, que de esperanzas nos invade otra vez!

  5. Mo tengo la misma visión, pero no lo contradigo pq es un tema interno de un sector de un partido político. Estamos en democracia, pero para mi, construir, vale mucho más que publicar posicionamientos personales.

  6. Me gustó la nota. Cada tanto hace falta reflexionar; pero seamos coherentes y no empecemos a decir nosotros también “Quiero Flan”, porque hay gente que grita “Quiero Pan”. Pero cada cosa a su tiempo. Lo primero era sacar al “cuco” que de verdad “iba por todo”. Y si, a veces es necesario pactar con el “diablo” para evitar un mal mayor. Tal vez ahora nos necesiten menos que antes, pero los que creemos que es preferible “que se rompa y no se doble” podremos escribir la Plataforma… o irnos.

  7. Correligionarios, como otras veces nos comimos algún sapo para salvar la Democracia de los argentinos y voy a recordar, “El pacto de Olivos”, “Cavallo, Ministro del gobierno de la Alianza”, personalmente estaba mucho más contento el 31/10/1983, que en Noviembre de 2015, pero es así, ahora para adelante creo que debemos dar el debate dentro del Partido, ir a internas si hace falta, pero 2023 nos tiene que encontrar con un partido activo como el del 80 y para que eso pase debemos comenzar a trabajar ahora…..

  8. Me pregunto, cuantos radicales quedamos que pensamos asi Tambien pense en desafiliarme, y tambien dije, QUE SE VAYAN LOS OTROS El Partido Radical necesita RADICALES y yo me anoto

  9. Creo que los radicales andan un poco desorientados. El otro día leí en un diario que los radicales de Río Negro están por unirse con Soria que representa al kirchnerismo.

  10. Como un añoso árbol, el radicalismo tiene numerosas ramas incluso desde los inicios. El tronco común SIEMPRE estuvo en los valores republicanos y democráticos, un abanico amplio de tendencias pero con escrúpulos.
    El problema siempre fue, sin embargo, su auténtica argentinidad.

  11. No soy radical pero admiro los principios de la historia de este partido centenario. La carta No sólo es sarcástica, es honesta y leal a los principios básicos de la UCR. Aquella que solía hablar del proyecto nacional, de reforma universitaria, de la defensa de la republica y de tantas cosas compartidas por aquellos que no somos correligionarios. Hoy los veo sumados al desastre y me da mucha pena. Espero que Cómo dice la carta vuelvan a encontrar Yrigoyen , Alem , Alfonsin y tantos otros ciudadanos ilustres

  12. Que paso con los demas comentarios ????????
    Hay que bancarse todo radicales……. cuando cometemos errores hay que reconocerlos y respetar las opiniones divergentes.- Ya se contagiaron del Macrismo y no aceptan las críticas ???? Asi es dificil construir una verdadera renovación

  13. Que quede en claro: el Financial Times vio claramente lo que significó la victoria de Macri que la UCR hizo posible. Tituló “Volvieron a gobiernar la Argentina por vía electoral los que desde hace 100 años no lo lograban”.

    En 2016. Cien años atrás, 1916. Cuando Yrigoyen terminó con la hegemonía del Régimen llevando la Causa al poder.

    O sea: al apoyar al Pro contra el “cuco”, los radicales, en nombre de la “democracia”, llevaron al poder al mismo Régimen cuya existencia era el motivo de la existencia del radicalismo, según le explicó Yrigoyen a Roque Sáenz Peña (“ustedes son la razón de ser de nosotros”, le dijo para no hacer la componenda regiminosa que se le proponía).

    ¿Se puede volver de eso?

    Hay una sola manera: reconocer el pifie e integrar incluso con esos kirchneristas que ustedes detestan un enorme frente de salvación nacional contra el Régimen que ustedes mismos volvieron a poner en el poder.

    Pero no les veo mucha capacidad de hacerlo. Una gran pena, ver al radicalismo tan enfeudado a aquello que nació para quitar del medio.

    Sospecho que el encono de ustedes con el peronismo es más grande que los enconos que los peronistas se tienen entre sí, lo que ya es decir. Una gran pena para la Patria, que tendrá que remontar mucho más camino tras sufrir los indecibles horrores del retorno del Régimen.

    Y que no olvidará gracias a quiénes volvió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *