El desafío de construir otra alternativa

Por  Martín Baintrub

Sube el dólar. Suben los precios. Suben las tarifas. Suben las tasas. Sube la deuda. Sube la pobreza. Pero ojo, no todo sube, también hay cosas que bajan. Baja el salario real. Baja el nivel de actividad. Baja el PBI. Baja el empleo.

¿Vamos por el rumbo que queríamos ir cuando votamos en Gualeguaychú la alianza con el PRO? Seguramente no. ¿Nos sorprende? Tampoco. Bueno, a algunos correligionarios tal vez sí. Quizás creían que con un gobierno de dueños de grandes empresas y gerentes expertos, los resultados serían otros. Uno podría entender que el mejor equipo de los últimos 50 años tuviese flaquezas ideológicas, pero que además gestione mal, es demasiado.

El plan B

Ponele que Macri encuentra el rumbo y todo lo que subía baja y lo que bajaba sube. Genial. Aplaudimos de pie.  ¿Y si no sucede?

El año que viene habrá elecciones. Muchos nos resistimos a que nos obliguen a elegir entre el choreo y el hambre. Ese no puede ser el destino de los argentinos. Algunos nos retobamos ante un menú tan restringido.  La enorme mayoría de los radicales apostó al proyecto Cambiemos. Eso es indiscutible. Otros aceptamos la decisión de la mayoría, sin dejar de expresar nuestros reparos. Los resultados están a la vista. A esta altura deberíamos pensar en un plan B, por si acaso el segundo semestre se sigue demorando o la lluvia de inversiones no llega.

En estos días desde algunos medios incluso ponen en duda que el presidente logre completar su mandato.


“El escenario está ideal para un tercer candidato. Ni Macri ni Cristina son aptos para radicales de paladar negro”.


Una vez el Chino Balbín dijo: “Tenemos que llegar a las elecciones aunque sea con muletas”. Y si Chino. Para los radicales el orden republicano sigue siendo muy importante. ¿Y cuando lleguemos qué? ¿Vamos a resignarnos a votar lo menos malo?

El escenario está ideal para un tercer candidato. Ni Macri ni Cristina son aptos para radicales de paladar negro. Quizás lo que se necesite sea un gobierno de unidad nacional, con el peronismo republicano, con Margarita, con los socialistas y, por supuesto, con los radicales.


“Quizás lo que se necesite sea un gobierno de unidad nacional, con el peronismo republicano, con Margarita, con los socialistas y, por supuesto, con los radicales”.


El nivel de la crisis es tan profundo que se imponen gestos de grandeza. Por ejemplo: enjaulemos al gorila que muchos llevamos en algún rincón del corazón. Tenemos que sumarnos, poner el hombro. Pero hagámoslo  con criterio, con los que piensan parecido a nosotros, acordando objetivos. Discutamos un plan de gobierno. Radicales y peronistas unidos tenemos poder territorial, militancia, cuadros, recursos, valores, historia. Nos estaría faltando un candidato con votos, es cierto, para qué negarlo. Pero quizás sea tiempo de recuperar esa frase, bastardeada por el kirchnerismo, pero que no dejaba de tener sentido y que decía: el candidato es el proyecto.


 

Share

8 respuesta a “El desafío de construir otra alternativa”

  1. Excelente reflexion!!!..CAMBIEMOS fracaso!!! Lejos del ideario Radical, el responsable no es Mauricio son todos!!!
    Se necesita la tercer opcion enraizada con los sectores medios, fue un horror desvincular a Martin de la centroizquierda e instalarlo arriba de carruaje del Fracaso Amarllo!!!

    1. Por favor, por aliarnos con el SOCIALISMO EN S.FE LOS RESULTADOS ESTÁN A LA VISTA.El partido desaparecio y socios de compañía de una gestion Socialista impresentable.Si seguiamos los consejos de RICARDO BALBIN HOY LA U.C.R SERÍA GOBIERNO.

  2. Ya lo dijo Juan José Sebreli en un reportaje reciente. El peronismo es populista y el populismo es antidemocrático. No se puede aliar la democracia con la antidemocracia. No existe tal cosa de “peronismo republicano”, eso es un buzón que no se a quién quieren vender. El radicalismo orgánicamente está dentro de la coalición Cambiemos. Debe seguir apoyando al gobierno hasta salir de la actual situación. Si el presidente electo en el futuro es del Pro o de la UCR es lo de menos.

  3. Excelente artículo, y coincido en que es un enorme desafío. Hoy parecería no haber lugar para una “tercera posición” pero espero equivocarme Mis respetos

  4. Hay dos alternativas: o creamos un frente radical, socialismo, gen y todo otro partido que por concenso tenga unidad de criterios con los principios radicales o seguiremos tras la grieta paga y corrupta que quieren imponer con el mayor desparpajo día tras día quienes piensan que instalando la polarización descartan toda otra posibilidad. La militancia radical del interior está pidiendo a gritoa que se comprenda que esta alianza no respeta los principios radicales y va en contra de la que siempre fue nuestra causa: la causa de los desposeidos.
    Si ha de ser una epopeya la que hagamos, que así sea. Adelante los que quedan

  5. Bien la reflexión, pero nos, los Argentinos tenemos algo muy en común enseguida pretendemos sin sacrificio ni esfuerzo obtener un resultado, pero nos jactamos cuando viajamos al exterior de cumplir y de alabar su normas y economías, la cual es el logro después de un desastre muy grande, ellos empezaron a proyectar una política a largo plazo para llegar a donde nosotros queremos, ellos pasaron muchas penurias y pasó mucho tiempo así que no es cuestión de la famosa frase de soplar y hacer botellas, o acaso nos olvidamos cuando don Raúl Alfonsín, inició el caminó para hacer ese cambio, y el populismo lo impidió, la transición era similar, aclaración SIMILAR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *