La expansión de la incertidumbre

Opina Carlos De Angelis *

La palabra francesa “Deja vu” se utiliza universalmente para describir la sensación que tiene una persona cuando vive una situación que le parece haber transitado antes. Algo similar le ocurre a la opinión pública argentina cuando algunos indicadores macroeconómicos, como el valor del dólar, comienzan a descontrolarse. Hay una suerte de Deja vu colectivo, en el que las imágenes de las casas de cambió en el micro centro porteño, palabras como “riesgo país”, “mercados”, resuenan con un inexorable aroma a un episodio vivido en el pasado.

El sociólogo Carlos De Angelis, coordinador del Observatorio de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, y habitual fuente de consulta de Replanteo, remarcó además que la “incertidumbre” es el término que mejor define el clima social.

“Hay un estado de expectativa. Todos están esperando algo. En la población está muy instalado en este momento que se viene lo peor -remarcó De Angelis-. Volvieron a aparecer comportamientos de tiempos pasados, por ejemplo, los que pueden, estoquearse, comprar muchos fideos, llenar las alacenas porque no se sabe qué pasará con los precios. A esto hay que sumarle que todos los días llegan noticias de pérdida de puestos de trabajo, cierres de fábricas y aparecieron los saqueos. Es un combo muy complejo”.

El sociólogo remarcó que el camino elegido por el gobierno para enfrentar la crisis, que en buena medida se disparó por sus propias políticas, no colabora con la generación de un clima de mayor certeza.

“El poder ejecutivo se quedó paralizado buscando la respuesta en el Fondo Monetario Internacional y nada más. Hace unos meses lo que se está viviendo hoy parecía ciencia ficción. Ahora todo el mundo habla de un posible default. Hay pesimismo en el 80% de la población y quizás más también. Nadie cree que el gobierno puede manejar y resolver la situación”. “Eso -agregó De Angelis- también tiene que ver con el camino elegido. Hay muy poca gente que piense que el FMI nos va a salvar. Los medios machacan con que el FMI va a ayudar pero no es algo realmente instalado en la creencia de la población. La gente tiende a pensar lo contrario, asocia al Fondo con los peores momentos de la Argentina”.


“Los clase media que está al borde de la pobreza por sus ingresos está aterrada. Ahí hay un germen del que se vayan todos que está creciendo”.


Las corrientes de electorado

Hace muchos años que se sostiene que la sociedad Argentina está dividida en tres grandes corrientes de opinión política. Una sería la peronista -kirchnerista; otra la “anti K”- macrista y la tercera que está en el medio. Esto no quiere decir que sean tres vertientes equivalentes y que cada una tenga el 33% de las adhesiones. Son corrientes cambiantes en sus volúmenes de respaldo, pero que se mantienen como expresiones en el tiempo. De Angelis analizó cómo vivencia la situación actual cada una de estas vertientes de la sociedad.

“Hay un núcleo duro opositor que sostiene que ya había dicho que esto iba a ocurrir, que era algo inevitable, que era lo esperable con las políticas que se aplicaron y que lo había advertido con anticipación. Este sector cree que vamos a un desenlace parecido al del 2001, aunque ninguna crisis se repite igual. Luego está el segmento que respalda a Mauricio Macri. Allí hay distintas reacciones. Algunos tienen cierta desilusión y sostienen que están viviendo una situación difícil y que no habían votado a Cambiemos para esto. Sin embargo, mucha de esa gente, no toda, también dice que hay aguantar el momento para evitar que vuelva CFK o el peronismo. Pero es una actitud de resistencia más que de optimismo”.


“Todavía no aparece una construcción que pueda representar a los sectores de la sociedad que no están identificados con ninguno de los dos lados de la grieta”.


Respecto del segmento del medio, el sociólogo sostuvo que “no es cierto que ese sector es peronista no K. Ningún candidato del PJ no kirchnerista pasa del 8% de intención de voto y la cantidad de gente que no está polarizada es mucha más. Sectores de clase media baja, que están agarrados al borde de la pobreza, están aterrados. Son los que juntan 30 mil pesos por mes con tres ingresos y con que uno de los tres que trabajan pierda el empleo caen en la pobreza. En ese segmento hay algunos votantes de CFK pero es una parte de la población está enojada con todo. En parte les parece que Macri y CFK se la pasan peleando entre ellos y no se ocupan sus problemas. Ahí hay un germen del que se vayan todos y eso está creciendo, entre otras cosas porque no aparece una construcción fuerte fuera de las polarizadas”.

Para terminar, De Angelis analizó el escenario para las elecciones presidenciales del año que viene. “El proyecto Macri 2019 está muy cuestionado incluso dentro del propio oficialismo. Es muy difícil imaginarlo candidato. Se lo ve sin marcar un rumbo claro”.

 

* Sociólogo, Coordinador del Centro de Estudios de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.


 

Share

Una respuesta a “La expansión de la incertidumbre”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *