Propuestas para salir del plan neoliberal

Por Francisco Cantamutto

Fragmento del informe elaborado para la fundación Friedirch Ebert.

En la edición de diciembre de Replanteo se publicó una parte del informe elaborado por el economista Francisco Cantamutto para la Fundación Friedrich Ebert. La consigna del trabajo fue plantear alternativas al plan económico neoliberal del gobierno nacional. A continuación se publica otro fragmento de la compilación realizada por Cantamutto. En este caso se trata de las propuestas elaboradas por la fundación Economistas Progresistas.

La difícil situación que atraviesa la economía argentina es reflejo de una serie de problemas estructurales no solucionados sino agravados por las políticas económicas de los últimos gobiernos. El contexto internacional juega un rol, pero agravado enormemente por las políticas erradas que no lo tomaron en cuenta, lo cual es evidente cuando se observa la debilidad que tiene la Argentina en comparación a otras economías emergentes.

Cualquier programa económico, sea de corto o largo plazo, debe tener en cuenta y apuntar a solucionar los problemas estructurales de nuestra economía. Ellos son, en esencia, la restricción externa, la puja distributiva, la fuga de capitales, la baja inversión privada, el estancamiento estructural, la dualidad en el mercado de trabajo, la mala distribución del ingreso y la asimetría territorial e inconsistencia tributaria federal.

El presente documento propone una serie de medidas, no exhaustivas, que podrían tomarse para atacar los problemas estructurales. Por un lado se introducen medidas de corto plazo, que permitan solucionar la inestabilidad financiera y la vulnerabilidad externa, al tiempo que reactivar el crecimiento económico. Por otro lado se proponen medidas de mediano y largo plazo. De más está decir que las medidas de corto y largo plazo deben estar alineadas y enmarcadas en una planificación estratégica.

De estas medidas se desprenden algunos objetivos y principios. Entre ellos están frenar la especulación financiera, negar la urgencia de llegar al déficit cero, repartir más equitativamente los costos de la crisis, defender la soberanía en el uso de instrumentos de política económica y buscar un desarrollo integral con mayor igualdad.

Medidas de corto plazo

  • Reducir el plazo de liquidación de exportaciones, llevado a 10 años por este gobierno, para incrementar la oferta de dólares y así contribuir a moderar su espiral alcista.
  • Acordar Swap de monedas con socios comerciales importantes, para ganar aire en cuanto a espalda financiera ante posibles corridas, además de jugar inteligentemente en un escenario internacional de multipolaridad, en lugar de quedar exclusivamente bajo la órbita y control del FMI.
  • Renegociar el acuerdo con el FMI para, al menos, lograr el equilibrio fiscal con mayor gradualidad, y permitir la libre intervención del BCRA en el mercado de cambios, para evitar nuevas corridas cambiarias.
  • Establecer controles básicos para detener la fuga de capitales.
  • Establecer regulaciones en el mercado de cambios, a los grandes operadores, que son los responsables de los mayores movimientos del tipo de cambio.
  • Establecer encajes a la entrada de capitales especulativos, como hacen otros países, para que su salida sea gradual y no abrupta, que en situaciones de incertidumbre nos sobre-expone innecesariamente.
  • Estudiar la posibilidad de una re-estructuración de los vencimientos de deuda en moneda extranjera, para ganar sustentabilidad en el corto y mediano plazo.
  • Establecer un impuesto especial del 1% a los capitales argentinos fugados en el exterior, cuyo proceso de fuga daña la sustentabilidad de la economía y drena recursos que deberían re-invertirse donde han sido generados. El blanqueo permite disponer de una base para estimar el impacto que esta medida tendrá en términos de recaudación.
  • Suspender por 6 meses los aumentos de tarifas y combustibles, para controlar la inflación y cuidar el bolsillo de los argentinos, de modo que esos ingresos se vuelquen al mercado interno y no al pago de tarifas.
  • Promover el reintegro de impuestos a la energía (gas, electricidad, combustibles) vía crédito fiscal para la industria.

«Hay que establecer un impuesto especial del 1% a los capitales argentinos fugados en el exterior, cuyo proceso de fuga daña la sustentabilidad de la economía y drena recursos que deberían re-invertirse donde han sido generados”.


  • Establecer que un porcentaje de las carteras de créditos de los bancos sea destinado a financiar al sector productivo, que ha sido muy golpeado por la suba de tasas de interés y caída en la demanda producto de la política económica. Esto apunta a focalizarse en la economía real, fomentando la actividad productiva, donde el sistema financiero sólo debe jugar el rol que le cabe al mismo en cualquier economía moderna y deje de ser el eje del programa económico.
  • Aplicar un impuesto de carácter extraordinario a las ganancias de las entidades financieras durante el ejercicio 2018, de un 5% adicional a la alícuota vigente.
  • Suspender los recortes en obra pública, que no representa un porcentaje importante del gasto (en 2017 era 4% del Gasto Público) pero tiene un gran efecto multiplicador, para fomentar el crecimiento y el mercado interno en este momento de crisis.
  • Suspender la rebaja de la alícuota del Impuesto a las Ganancias para las personas jurídicas de mayor tamaño.
  • Suspender los recortes en educación y ciencia y tecnología, que son claves para las posibilidades de desarrollo del país.
  • Activar el reintegro del IVA al consumo de programas sociales.
  • Fortalecer los REPRO (programa de recuperación productiva del Ministerio de Trabajo).
  • Fortalecer gasto social (ej. AUH).
  • Reformar el esquema de retenciones a las exportaciones, estableciendo las mismas exclusivamente como porcentaje -y no con montos fijos-, y anular las rebajas establecidas por el gobierno de Cambiemos.
  • Establecer reintegros a las exportaciones según segmento de productores, para diferenciar las realidades heterogéneas del sector agrícola. Esta medida, y la anterior, generarían una suerte de tipos de cambio múltiples, además de reducir el impacto de la devaluación en la canasta alimentaria, y daría rentabilidad a las diversas ramas productivas (ej. la ganadería que utiliza granos como insumo) y fortalecería al fisco.
  • Revisión de la política de apertura a las importaciones aplicada desde 2016, particularmente en lo que respecta a los bienes de consumo, donde se sustituye producción nacional y se pierden empleos, incluso en áreas donde la argentina era competitiva, como alimentos.
  • Que las paritarias acompañen la inflación para evitar una rebaja del salario real de los trabajadores, que además disminuye el consumo (que representa dos tercios del PBI) y pone en peligro el tejido de empresas, especialmente PyMEs, por falta de demanda.
  • Revertir la decisión de eliminar ministerios, que no tiene impacto significativo en el gasto y sí deteriora la estructura estatal encargada de gestionar los problemas de la sociedad.
  • Cobrar impuesto a las ganancias a los Jueces.
  • Alcanzar acuerdos político-institucionales que aporten credibilidad y sostenibilidad sobre algunos aspectos centrales de la economía argentina en el corto plazo y que permitan consensuar el paquete de medidas a tomar. A esto debe sumarse un acuerdo de control y transparencia con todas las fuerzas políticas, que ataque el problema de la corrupción.
  • Lo último implica, entre otras cuestiones, rediscutir el pacto fiscal y más en general, el federalismo.

Líneas de políticas estructurales de largo plazo

  • Mantener un tipo de cambio real competitivo y estable, con tipos de cambios diferenciados, como condición necesaria pero no suficiente para el desarrollo de la matriz productiva nacional.
  • Definir sectores estratégicos a impulsar, con especial énfasis en nichos de alta tecnología donde Argentina tenga capacidades.
  • Un programa de obras públicas que permita activar la economía en tiempos recesivos y modernizar la infraestructura económica y social. Realizar un plan de obras en infraestructura, tanto públicas como con el sistema PPP, que además de generar empleo y reactivar el mercado interno, interconecten de mejor manera nuestro país y reduzcan los costos de logística, mejorando la competitividad global de nuestra producción y equilibrando asimetrías estructurales y territoriales. Realizar un plan de obras en infraestructura social (viviendas, cloacas, escuelas, etc.) que mejoren las condiciones de vida de la población. Desarrollar un programa público de inversión en servicios tecnológicos para industria que propenda a resolver los “cuello de botella” tecnológicos que hoy impiden el incremento de la productividad. Establecer un plan claro de inversión en energía y energías renovables, que nos lleve al autoabastecimiento energético, lo cual además de su valor intrínseco, eliminaría una importante fuente de salida de divisas: la importación de energía. El objetivo es lograr una nueva matriz energética, que nos lleve a la soberanía en esa materia.
  • Establecer un programa de dinámica de los salarios reales compatible con la restricción externa, es decir, relacionado con el crecimiento de la productividad y la capacidad de generación de divisas.
  • Aplicar programas de incentivos a las exportaciones, generando acuerdos comerciales con diversos bloques de países que faciliten las operaciones de comercio exterior
  • Crear un programa sólido de transferencias sociales a fin de eliminar la pobreza extrema y complementar los ingresos de los hogares para alcanzar una canasta básicas de alimentos y servicios que permita una vida digna mínima para el conjunto de la población.
  • La regulación de ciertas importaciones de lujo, particularmente en el turismo, y protección inteligente de ramas de actividad que pueden desarrollarse en nuestro territorio y compiten en condiciones globales adversas.
  • Revisión y creación de acuerdos comerciales sectoriales y regionales, orientados a la reducción del déficit de cuenta corriente, entre países de mutua conveniencia y con horizontes comunes.
  • Reformar el sistema financiero para ligarlo a la producción, la inversión y la mejora en la competitividad. Regular el sistema financiero para proteger los depósitos en moneda nacional para que el capital no pierda valor con la inflación y asegurar la existencia de un fondo para la financiación de proyectos productivos a tasa razonable. Esto podría lograrse a través de la masificación del uso de los plazos fijos en UVA, como forma alternativa y segura de ahorro para los argentinos, que vaya sustituyendo paulatinamente al dólar en esa función. Esto se alinea con el objetivo de eliminar el carácter bi-monetario de la economía argentina.

«Hay que regular el sistema financiero para proteger los depósitos en moneda nacional para que el capital no pierda valor con la inflación y asegurar la existencia de un fondo para la financiación de proyectos productivos a tasa razonable”.


  • Reformar el sistema educativo para darle volumen, calidad y una intensa articulación con el sistema productivo, promoviendo carreras, terminalidades, tecnicaturas y prácticas en el seno de las empresas.
  • Construir un sistema tributario progresivo basado en el cobro de impuestos a la personas, a las rentas extraordinarias y a la propiedad/herencia.
  • Establecer una nueva coparticipación de impuestos basada en el reconocimiento de las autonomías provinciales (respetar el federalismo) y su solidaridad con la unidad y el desarrollo nacional.
  • Modernizar y especializar la burocracia estatal a fin de que incremente su productividad a la hora de proveer bienes y servicios públicos, y regular la actividad privada.
  • Fortalecer el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de ANSES.
  • Regular la IED en cuanto a remisión de utilidades, transferencia tecnológica y proveedores nacionales.
  • Reducir la elusión, la evasión y el empleo en negro.
  • Lograr una mejor la distribución del ingreso y la disminución de las desigualdades, lo cual requiere como condición necesaria un plan integral de desarrollo, con visión estratégica.
Share

11 respuesta a “Propuestas para salir del plan neoliberal”

  1. ¿ Que loco no ? .
    Me cuesta creer que teniendo ustedes todas las soluciones , jamás fueron tenidos en cuenta por ningún gobierno , nadie en 200 años de historia Argentina tuvo la sensatez de aplicar éstas medidas , no jodan locos , la solución es dejar de robar ,

  2. Francisco Cantamutto, dejaste de lado y no es menor, el problema de las corporaciones sindicales, en muchos casos con grandes porciones de privilegios que decantan en sindicalistas ricos …..

  3. Buen día! Interesante. La única observación que haría sería la siguiente:
    Comenzó Ud poniendo parches al sistema tributario pero, al final de su ponencia, refiere a un sistema tributario distinto al vigente.
    Aquí está lo interesante: que paguen más los que más tienen y menos los que menos tienen.
    En el Savoy escuché muy atentamente toda la agenda pero, la que me pareció medular fue la Tributaria y Deveville la expuso de manera magistral. Sugiero la lectura de su ponencia.
    Esta es la madre de todas las batallas para poder cumplir los cometidos del Preámbulo de la Constitución Nacional, entre ellos el BIENESTAR GENERAL.
    Un abrazo!!!

  4. Hay que pemsar la produccion en base a la sustentabilidad ecologica. No se puede hablar de produccion si pensar en tener un mejor bienestar con la tierra

  5. Me parece exelente sobre todo el planteo de modificar el sustema mas progresivo de los impuestos y limitar la fuga de capitales golondrinas en el sistema financiero y cobrar la exesiva ganancia que tuvieron a costa del sacrificio de nosotros

  6. Este programa heterodoxo, no difiere mucho de las politicas economicas aplicadas en el gobierno anterior, con las cuales coincido totalmente.
    Muy interesante!!!!

  7. Aumentar el gasto público es un suicidio, estos keynesianos nos llevan a una hiperinflación en 2020/21, hdp todavía no entendieron nada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *